La labor de INADEJ va mucho más allá de nuestros muros